Me acabo de levantar de la siesta; no la tengo por costumbre, pero hoy se me cerraban los ojos. Ha sido justo después de comer; me he sentado delante de la tele, acompañado por los Simpson (repetidos hasta el infinito), y he caído inconsciente. En ese rato, han debido pasar las noticias (oía jaleo) y supongo que algún montón de anuncios al ser la cadena que era. Y al rato me he despertado. Y he apagado la tele.

Me he quedado acurrucado, así, un momentito; unos segundos de reposo. Pero ya notaba que algo no iba bien: sentía que me había tragado un metrónomo y me iba marcando el ritmo en la cabeza. Y me he sentado, poco a poco y… Joder, que dolor de pelota: uno de esos que te hace caminar con los ojos entrecerrados.

Así que mi plan de hoy a la tarde es este: estar sentadito, sin moverme mucho, contemplando las blancas paredes de mi estudio.

Supongo que si me pusiera una camisa de fuerza estaría de foto…

Anuncios