Creo haberlo comentado alguna vez aquí, y no sé si al resto os pasará lo mismo, pero las novelas que más suelen gustarme son aquellas en las que puedo llegar a identificarme con alguno de los personajes, o con la historia. Me meto más, supongo que es normal.

El otro día, hace ya bastante, antes de ir al cine entré en una de las librerías de esta ciudad (que opta a capital cultural europea 2016, pero luego no monta feria del libro) y me puse a mirar algunos, a ver si encontraba algo que me atrajese. Por mis manos pasaron varios Best Sellers de estos que están de moda ahora o lo han estado hace poco (la chica de la cerilla esa, o la princesa de hielo, aunque ese espero que alguien me lo preste algún día;-)) y se vinieron conmigo dos: uno de Murakami y luego otro, de David Nichols, titulado Siempre el mismo día.

En sus páginas, se cuenta la historia de dos amigos, chica y chico al principio y mujer y hombre con el paso de los años, y cada capítulo ocurre el quince de julio de cada año. Y se ve como se va transformando su relación a lo largo del tiempo. Sólo llevo 100 paginillas, pero que enganchada… Aunque en este caso no me identifico con el protagonista, sino con la protagonista. No sé lo que deparará el desarrollo de la historia de ambos (bueno, me puedo hacer una idea pero es eso: una idea), pero por ahora… Uf… Que deberías leerlo. Al menos la primera parte;-)

Cuando lo acabe te lo paso…

Y a ver qué aventuras vive éste;-)

Anuncios