Pensaba que iba a tener más tiempo, pero no… Cosas de la vida: la hipoteca no se paga sóla y la Sociedad General de Autores no me da para vivir de la música… Lástima… así que no podré terminar mi relato sobre el libro viajero.

Además, por otro lado, hasta ahora el libro sólo ha hecho uno; eso sí, emocionante, exótico y en parte del trayecto, sobre todo en la ida y en la vuelta, con una de las mejores compañías que uno puede imaginar. Al final, terminaré por cogerle envidia…

Y así, entre conciertos de blues, partidos de tenis, trabajo, trabajo y más trabajo, mi tiempo se ha ido consumiendo: mucho para la vida fuera de estas líneas, que tampoco es malo.

Bueno, os dejo por hoy. Mañana os prometo, que si tengo un ratito, intentaré escribir la… ¿Quinta?… parte de mi libro viajero… Allí donde se cuenta que…

Bueno, con un poco de suerte mañana lo sabréis. Y sinó, en un par de semanas… jaja…

Besos, y abrazo y medio;-)

Anuncios