Juguemos a la democracia, ese divertido juego en el que incluso en época de crisis fomentada en parte por los que van a dirigir esta nueva partida se van a gastar millones de euros en buzonear por partida triple al menos a todo hijo de vecino, a llenar las calles de sucios carteles cuasi pornográficos en los que una cara elegante intentará seducirte (que muchas veces es otro tipo de engaño) y que luego habrá que limpiar…

Juguemos a la democracia, elijamos quien, de entre todas esas caras ahora serias (toca estar así esta vez, antes sonreían), nos podrá robar y gastarse nuestro dinero durante los siguientes cuatro años (hay un tebeo de Asterix en el que un gordo cuestor dice, chillando, a su recaudador de impuestos cuando éste le pregunta si Roma no se va a mosquear al recibir tan pocos impuestos de una provincia tan rica que tiene cuatro años para enriquecerse, que ha sido elegido y que está en su derecho)… Y es que así me los imagino, una mezcla de Gollum vestido de toga romana, metiendo las manos ávidas en un cofre lleno de monedas de oro, mientras los ojos avariciosos sonríen con malicia calculada…

Juguemos a la democracia, a esta falsa democracia en la que uno realmente no puede elegir nada, tan sólo un nombre ya que ninguno de esos impresentables va a cumplir ninguna de esas promesas… Como digo en la letra de la última canción que hemos hecho, “Soy un vendedor de humo, invento cuentos, fabrico historias, falsas palabras que te creerás”… Listas cerradas, amiguismo, connivencia entre jueces, banqueros y esta gentuza…. Maldita escoria… Y es que poco cambia, siempre ha habido cerdos (o machos alfa a los que ahora se suman algunas hembras) que se han dedicado a vivir a costa de los demás, a crujirlos a impuestos y a masacrarlos cuando les daba un ataque de imperialismo exacerbado…

Juguemos a la democracia, sí… A partidos que no llevan a ningún sitio, a elegir entre el fuego, la sartén con aceite hirviendo y las brasas, e elegir entre morir ahogado o estrangulado… Ejerzamos el voto para poder criticar ya que, por lo visto, si no votas no tienes ese derecho (perdonen que me ría, a protestar siempre se tiene derecho)… Y te dicen “pues haber votado”… Ya, parece tan fácil… Pero… ¿A quién? Si todos son escoria…

Juguemos a la democracia, sí, pero juguemos de verdad; hagamos listas abiertas, le pese a quien le pese… Hagamos que la politica sea vocacional, que sólo la practique gente con ganas de ayudar a sus vecinos… ¿Que como se hace eso? Fácil, sin cobrar; que sólo cobren los alcaldes y un par más… Que cada equis días se convoquen referendums vinculantes (que en casi cuarenta años de supuesta democracia sólo se han hecho dos que encima no lo eran) para poder elegir qué es lo que queremos, aunque luego se meta la pata, pero la meteremos todos… Y que, joder, se haga una separación efectiva de los tres poderes del estado (en minúsculas, ya que esta casa de putas no merece otra cosa), coño, que esto parece y es una república bananera…

Afortunadamente, de toda la chapa insufrible de precampaña este año me libro… Hoy empiezo las vacaciones y me voy, dando pedales, a otro lugar, lejos de aquí…

Cuidadme la Ciudad Dormida de esta puta gentuza…

Y perdonad los tacos, pero es que…

Anuncios