Hola James…

Vuelvo a verte una vez más, como cada vez que apareces, más o menos una vez cada dos años. Y aunque me descolocan tus cambios de aspecto, sigo pasándomelo bien con tus historias increíbles…

(Si no has visto la peli y piensas hacerlo, por si acaso, ya sabes… A otro blog, mariposa…)

Tenemos esta vez un poco más de lo mismo, como nos gusta a todos los fans de la saga, pero diferente… Nos encontramos ante un Bond más humano, si puede denominarse así a un ser más imperfecto, capaz de cometer errores… Y esto, claro, puede haber gente a la que no le guste… Por otro lado, hay que reconocer que Daniel Craig es el Bond con menos sex-appeal y menos pícaro que ha habido hasta ahora…. Y esto hay a mucha gente que no le gusta… Además, sus pelis son menos fantasiosas… Por ejemplo, no le hemos visto haciendo kitesurf para subir una pared de hielo, ni dejandose caer en plancha por un precipicio sin paracaídas para coger en marcha un avión que cae en picado con una puerta abierta… No, y eso tampoco parece que gusta…

Nos encontramos ante un Bond fallón, que además no liga ni suelta chistes, ni hace vuelos imposibles (quitando un arregle de cuello de camisa al principio de la película, un poco antes de la magnífica canción de Adele)… No pinta muy bien, la verdad, si eres un fan integrista de las películas sobre todo de la época de Brosnan, el Bond más tirillas que ha dado el cine.

Pues es un error. Si te gusta el cine de acción y no te gusta Bond por precisamente todo lo anterior, esta peli es probable que te guste; se nota la dirección de Sam Mendes, autor de peliculitas que han pasado sin pena ni gloria, como American Beauty y Road to Perdition. Craig hace un muy buen papel, avejentado, cansado, pero eficaz cuando debe…

Y quitarse el sombrero ante el Señor Bardem. Grandísimo su trabajo como uno de los seres más despreciables de toda la saga… Aunque haya una escena que recuerda demasiado a cierta otra película en la que había un doctor que no era precisamente vegetariano…

Una buena peli, entretenida. Recomendada.

Salvo que seas un integrista Bondiano…

Anuncios