Rezaba la canción The audience is listening, que apareció en el Passion and Warfare… Una supercolorida portada de 1990. Era el tercer disco de Steve, el primero que pudimos conseguir por estos lares, ya que los dos primeros no llegaron hasta años más tarde. ¿Su contenido? Fácil: millones de notas desenfrenadas en armonías caóticas y complicadas, nada fáciles para no amantes de la guitarra eléctrica. Matizo: para amantes enfermizos, yonkis de la guitarra.

En dicha canción, un niño va a tocar en la fiesta del colegio y acaba provocando un ataque de histeria a la profesora que lo presenta. La profesora habla y la guitarra de Steve le contesta… Y se entiende lo que dice. Y si ya en aquel entonces este animal de las seis o siete cuerdas era capaz de hacer eso, pues ahora…

Entre la audiencia vi alguna cara conocida. Imagino que allí estaba en aquel momento la mayor concentración de guitarristas que se ha dado en estas tierras en mucho tiempo, un grupo de fieles que iban  a escuchar las oraciones ya no de su sacerdote, sino directamente de aquel al que sus sacerdotes imitaban. Y fue brutal.

Aunque hay que reconocerlo; musicalmente disfruté mucho más en el concierto de Vinnie Moore de hace un par de años. Aquellas canciones eran eso, canciones. Vai es un marciano haciendo música marciana tecnicamente imposible. Pero aunque un concierto de casi tres horas se puede hacer duro, merece la pena. Además el tío es divertido, y las paradas que hay están perfectamente situadas.

Si pasa allí por donde vivis o cerca, merece la pena. Aunque por si acaso, mejor que escuchéis un par de sus discos antes y os veais un par de videos en directo en youtube o donde sea, para que luego no os entren ganas de matarme…

Sed buenos.

Keep rocking!!

Anuncios