Tengo las manos heladas. Miro por la ventana y resulta que la niebla me ha robado los montes que veo habitualmente. La niebla y la lluvia. Un día tras otro. Hoy, la agencia de aquí de meteorología nos daba un descanso que no hemos tenido. Se ve que eran ellos los que estaban de descanso delante de la máquina de café, como en aquella serie…

– Oye, que tenemos que dar ya la predicción para mañana…- Llega uno corriendo, a la máquina del café donde está toda la oficina reunida en su tertulia de los martes.

– Ya está el tocapelotas este como siempre…- Dice otro en bajito.- Que sí, que ahora vamos.- Responde aburrido, mirando con desprecio hacia la puerta. Se dirige a otro:- Al final ¿has pujado por Messi?

– ¡Que va! Si no tengo fondos… Seguro que se lo lleva el cabrón de Ernesto… Joder, además está de vacaciones…

– Bueno, a ver si se despista y se le pasa…

– Ya. ¿Un cigarrito?- El otro pone cara de duda.

– Igual deberíamos currar un poco, ¿no?

– Bha, no te preocupes. Luego ponemos lo que nos salga y como la gente está acostumbrada a que no demos una, pues es como si hubiéramos trabajado…

– Sí, también…- Se encogen de hombros y salen al balcón a fumar el cigarrito. Con café.

Y claro. Luego hacen la predicción que hacen, y hoy que iba a hacer bueno resulta que eso, las manos heladas…

Anuncios