Creo que te he perdido… llevo tiempo buscándote, pero no apareces… Ni entre mis sueños, que apenas consigo recordar, ni entre las hojas de los árboles de los montes que recorro buscándote, ni entre las páginas de los libros en los que otros te encontraron… Ni a través del objetivo de mi cámara de fotos… Ya no estás al otro lado… Ni mis dedos consiguen que aparezcas, al contacto de las cuerdas… Toco, y suena vacío…

Me siento en el mismo balcón desde el que te vi mil veces, con mi inseparable taza de café, blanca y negra, como bien sabes, y no apareces… Las nubes recorren el cielo dibujando sonrisas irónicas a su paso… Apoyo la espalda contra las baldosas verdes, dejo la mente en blanco y eso… Blanco. Silencio de redonda. Foto sobre expuesta. Nada.

Camino arrastrando los pies por las calles de esta ciudad, un día tras otro… Escucho canciones que me traen ideas… Pero a la hora de plasmarlas… Nada… Blanco… Silencio de redonda. Con puntillo. Me siento delante de la pantalla, con la hoja en blanco… Y así permanece, vacía… Escribo tres líneas y dejo pulsada la tecla de borrado un rato… Blanco… Nada… Y a través del objetivo… Siempre las mismas imágenes… Nada nuevo… Cambian los lugares, el clima, las personas… Pero sigue siendo lo mismo de siempre…

Vacío… Nada… Blanco… Silencio… Espero que algún día vuelvas… Que todo sea como antes…

Espero…

Anuncios