No puedo poner carteles en tus sueños… No logro colarme en ellos furtivamente… Por más que lo intento no lo consigo… Es imposible… Y eso que ya sé cuales pondría… Ninguno de esos en los que sale una persona diciendo mentiras, contándote cosas que sabe que no va a cumplir, vendiéndote humo… Ninguno de esos en los que sale un vehículo de formas deseables, que inevitablemente pasarán de moda en unos años, prometiéndote emociones ilegales en las que te jugarás la vida y la de los demás… Ninguno de esos en los que aparece un cacharro que acabará encerrando tu vida en un pequeño puñado de pulgadas, aislándote de lo que ocurre alrededor… Ninguno de esos que te ofrecen pagar por servicios que ya pagas con tu trabajo…

Pondría carteles de esas cosas que tenemos en común… Publicitaría algunos libros, unos pocos discos… Películas… Alguna cafetería… Alguna ciudad que otra… Cosas que, al verlas, te hicieran sentir… O al menos te arrancaran una sonrisa… Colgaría fotos de paisajes que nunca hemos visitado… Pondría fragmentos de relatos que nunca hemos escrito… Y pincharía toda esa música que nunca hemos escuchado juntos…

Y, al final del día, o de la noche, o de lo que fuera, justo al lado de un viejo banco de madera, una cubitera… Y las mejores vistas al corazón de esta Ciudad Dormida…

Anuncios