Las gotas resbalan por el muro hacia abajo… Pero para ellas es fácil; no tienen más que dejarse llevar… Nada de ir contracorriente; y si lo hacen es que hay un viento fuerte que ayuda… Y es que hay veces que uno se aburre de nadar a contra marea, de intentar romper un muro a cabezazos o de intentar razonar con un ladrillo…

Supongo que somos así… Vemos nuestro punto de vista y, cortos como somos, no somos capaces de intuir ni remotamente el proceso mental del que tenemos enfrente… Claro… Si es que el de enfrente tiene algún tipo de proceso mental… ¿Ves? Lo he vuelto a hacer…

Te veo cansada… Está siendo un año duro y, como nunca nos hemos entendido demasiado, no sé como conseguir cambiarlo… Demasiadas bofetadas que llueven sobre mojado, sin darte descanso… Que se pare el mundo, sí, pero no encuentro el freno… Y el chofer que sigue sin querer saber nada… Con la venda en los ojos, como los avestruces… La cabeza enterrada… No ver, no oir, no hablar… Total… A quién le importas…

El coche que va demasiado rápido hay veces que se sale en la curva, en especial cuando hay demasiada lluvia en ella…

Son sólo palabras sueltas, como siempre, que chocan contra un trozo de ladrillo viejo…

Anuncios