-Algún día…

-Siempre me dices lo mismo… Que si algún día, que si tengo que esperar… Pero al final… ¿Hace cuanto que nos conocemos?

-Tanto que da pereza pensarlo y todo….

-Y tantos años y nada.- Ella asiente, sonriente.

-Tú espera.- El se ríe. Siempre vacilan con lo mismo.

-Te llevo esperando años… Supongo que por otros años más no pasará nada.- Se ríen ambos. Ella echa un vistazo alrededor y ve un trastero que hay que nadie usa y que está fuera del alcance de las cámaras de seguridad. Mira el trastero fijamente y le mira a él, con ironía. Él la mira, con gesto pícaro.

-Venga, vamos.- Él sonríe y asiente.

El lugar no invita a nada, pero todo es un vacile, como de costumbre. Ambos sonríen, divertidos con la chorrada. Él abre los brazos para un abrazo, uno más, y ella hace lo mismo. Se abrazan. Y ella, en plan de broma, le toca el culo. Y él, desliza suavemente la mano que tiene posada en la espalda hasta la nalga izquierda y la deja ahí. Y se quedan así unos segundos. Él se separa, despacio, sonríe y le guiña un ojo. Ella también sonríe.

-La próxima vez, un beso.- Bromea ella.

-Sí, dentro de un millón de años…

Anuncios